PODCAST

+ PLATAFORMAS

Para este recomendado podríamos decir que Julieta Stern recomienda a Grete Anaut y la exposición de la colección “Los sueños de las mujeres silvestres”, surgida de las cartas de lectoras enviadas a la revista Idilio para que Richard Rest se dedicara a la interpretación de los sueños confesados… y en la confusión lo que encontramos son las identificaciones, las tributaciones y las tradiciones que se remontan y continúan en el tiempo juntando biografías que se hermanan en el hacer, en el sentir, en la expresión y la proclama. Grete Stern fue una fotógrafa germano-argentina que tomó esta patria por propia bajo la creencia de que une es de donde decide… una mujer que en tiempos de hombres al mando hizo su lugar sin permisos ni perdones y dio una obra fotográfica extensa de composiciones por fotomontaje cuando el photoshop no existía en el horizonte imaginario de la humanidad; a pura técnica de laboratorio analógico produjo una imagen semanal entre 1948 y 1951 con laboriosidad y creatividad artística admirables. Esta mujer nacida en tierra del Nacionalsocialismo y las verbas de las supremacías raciales, viajó por Argentina y fotografió a los pueblos originarios del norte, en lo que es un archivo histórico por la memoria y vida de las personas de esta tierra como casi nadie hizo durante el siglo XX… en nuestra era del smartphone, la laptop y el software ¿qué vamos a poner al otro lado de la lente?… porque todavía hay mucho por crear para dar un testimonio y un relato que nos contenga, y las imágenes pueden ser nuestro mapa de bits para la reelaboración simbólica.

“Algó trío” es una formación heredera y tributaria de la música latinoamericana, integrada por Daniela Arévalo en voz y accesorios, Mariana Montes en Guitarra y Soledad Muñoz en flauta traversa. Equinopsis es el primer tema original compuesto por Mariana Montes, con el que abrazan las tradiciones musicales de las vastas tierras de aquí. Escucharlas es encontrarse con una belleza que nos suena conocida y nos lleva en un dulce rapto de memoria emotiva a las bibliotecas musicales con las que nos criamos… y nuestras geografías, nuestros sentimientos y las creencias de lo que somos se desprenden hacia nosotros en el rasguido de la guitarra, el viento de la flauta y modulaciones de la voz.

Cami Kami Kama Cumbia Dark Doom es vida desbordada y vas a bailar wachen!!! El pibi llevó siempre la consigna de “todo de todo” al frente para la escucha activa de cualquier recomendación que aparecía… y de este modo Camilo, adorador del Limay-más-cuando-pedaleaba-para-la-entrega-a-tiempo-de-Pedidos-Ya-Ya-Ya, encontró lo que crea y recrea en Sur… del sur para el sur y el sur del mundo y el mundo en bandcamp gratarola y en yotube gratarola al cuadrado (pero en bandcamp tirale un mango). Antes idas y vueltas desde Neuquén a los dominios del ferné y viceversa con diceversos para aburrirse en la confluencia y probar en CABA que te cava la fosa sino despabilás y te ponés a componer mientras llevas las ham-burguer de los que esperan salivando, y vos tipo como Forest pero con pedales recorrés de costa a costa pasando por todos los estados o barrios porteños y al final del día PUM PIM PAM, tenés un disco de flasheadura satelital para volar pelucas y googleas si hará streaming show y en qué anda cuándo será que con les pibes poder escuchar-le en vivo bailoteando.
Fabio García es uno de los Dj referentes del Alto Valle rionegrino. Llegó a la música electrónica tempranamente luego de haberse iniciado en el piano, la guitarra y el bombo (de modo que la armonía-melodía-ritmo están introyectades en su sangre). Después de lo analógico lo asaltó la curiosidad por la pasta, la púa y el dedo hasta llegar a los cables, los leds, las perillas y la notebook. En este set te lleva con un viaje de sonidos amables al bienestar acompañado por una música que te hace saber envuelte, imperturbable y relajade. De modo que es el tiempo de las luces bajas y la conciencia del viernes que reclama por venus para conjurar a eros. En esta sesión la música es una piel para la desnudez sensual cuando el sol depone su luz y el manto azul de la noche tiñe de profundad a las personas.

Jonathan Ceballes enlaza las dos tradiciones del relato y produce el saber que comparte por imaginación abstracta y la iluminación del territorio que brinda el viaje: desde la radio sonando en la cocina de su abuela cuando era un niño imaginó una vida dedicada a la música, y consagrado a ella logra acariciarla en las cuerdas de su voz, en las cuerdas de su guitarra… estudia y sale de los cuartos encerrados donde el atril dicta las notas hacia los escenarios en los que el público dicta las notas… letra y emoción para edificar. Y como sabe lo del papel y el afecto, sabe lo que tiene que traernos para compartirnos este sur nuestro desde el que caminamos enredados con el rumor del viento, como Hugo Giménez Agüero, quien nació dos veces llamado por este territorio cuando su inmensidad llenó sus pupilas: “Ahí (en la Patagonia) me quedé para siempre, (…) ahí nací de nuevo, crecí como persona, como hombre. Siempre estoy mirando al Sur. Creo que el sur es un lugar que cuando lo conocés, te hace parir. Es como si tuvieras el hijo de la raíz. Ser de Santa Cruz es un orgullo y una decisión propia.”

La increíble vida de Walter Mitty se filmó dos veces a partir del cuento The Secret Life of Walter Mitty de James Thurber publicado en 1939… como si la evasión de la vida diaria por medio de imaginar epopeyas fuese necesaria desde hace mucho tiempo en nuestra cultura, inerte y estéril para ofrecernos experiencias de emociones vitales. Cuando el tiempo de la responsabilidad se convierte en un frío estacionamiento de cemento gris, las historias en cinco minutos que el rock nos da son el refugio hacia la ventana abierta para salirnos de un reloj en el que los segundos caen como una gota oleosa que se pega en la conciencia. Compuesta por eternos jóvenes, poetas de la posibilidad remota en busca de que la burocracia del mundo no los trague con sus bocados glotones, la banda de sonido de la versión dirigida e interpretada por Ben Stiller te pega un batazo en la cienes para teletransportarte hacia la libertad de un paisaje que se recorre en una tabla con ruedas mientras el viento te da en la cara y los sonidos del mundo abierto se entrelazan con canciones que inspiran a querer… por eso, tomá tus pastillas de proteínas y tu casco de metal para subir al tren de las cinco de la tarde, que viene cargado de muchas ganas… un dato: integra la selección de temas José González, un sueco hijo de argentinos adorador de Silvio Rodríguez que se crió en el norte lluvioso cuando sus padres escaparon de los viejos dinosaurios macilentos (ya lo sabemos… información chauvinista, pero nos gusta sentirnos más cerca de las cosas que nos gustan).

Gustavo Lupano es un escritor, trabajador social y artista neuquino que sostiene: “la normalidad es un fracaso rotuno y hay que herirla de muerte”. Quizás la circunstancia actual en el año del virus sea el cimbronazo que permita imaginar una pospandemia que construyamos de otra manera para revincularnos desde una humanidad renacida. Creó hace más de 17 años Artepidol, un colectivo artístico conformado por personas a las que alguna vez se les diagnosticaron patologías neuropsiquiátricas, quienes realizaban antes del aislamiento social preventivo y obligatorio, “Domingos de terciopelo” en Espacio Histrión de la ciudad de Neuquén. ¿Qué pasa hoy que el grupo no está? Y en términos más personales ¿es un llamamiento a la escritura este tiempo que nos toca atravesar? Algo de todo esto lo encontrás en este podcast. Seguilo en Ig @gustavo_lupano y en Fb como Gustavo Rulo Lupano para la amistad virtual.

Las de Barranco es una obra teatral argentina escrita por Gregorio de Laferrère, político y dramaturgo argentino de corta vida nacido en el seno de una familia acomodada por las mieles de la pampa bonaerense. La obra nace del monólogo escrito para Orfilia Rico, una famosa actriz cómica de inicios del siglo XX. “Reíte un poco” fue el texto que permitió el desarrollo de Doña María del Barranco como un personaje arquetípico con acentos del Río de la Plata. Las lecturas son como siempre diversas y localizadas… y es seguro que en cada época de su reposición los efectos en el público de un nuevo contexto provoque cosas diversas… pero lo siguiente: la tragedia tiene que ver con la comedia, y en esta última siempre se expresa un drama que, advertido, puede mostrar la crudeza de un orden o acontecer. Es fácil depositar en un grupo de mujeres azotadas por la soledad una vez “desprotejidas” por la muerte de “él”, y reírse de “la necesidad de mantener apariencias ante la mirada de los demás, la hipocresía”, cuando el país estaba bien organizado por los generales y comandantes de “nuestras” guerras municipales, quienes escondieron bajo alfombras el uso cínico de sus posiciones de privilegio. María del Barranco no es el arquetipo de las madres hipócritas y calculadoras, sino el otro tipo de mujeres… las que se ven obligadas al pragmatismo al que las arrojaba un mundo hecho de reglas para la desigualdad. Ahora sí, reíte un poco de los señores con monóculo y galera de la sociedad de varones que escribieron sobre mujeres sin revelar que hacían de ellas sus juguetes rabiosos.

Para Piazzolla el nuevo tango, el tango moderno, era una música para escuchar sin que las imposiciones de la danza o el sentido literal de una letra, fueran pauta de origen ni dictado de una razón ineludible… pero cuando la puerta de un departamento dejó aparecer desde el oscuro pasillo a Horacio Ferrer, el maridaje extrañado se volvió inevitable y la poesía junto a la música revelaron un instante de verdad en el que aquel sentir de Buenos Aires abrazó-abraza-abrazará a todes en una comunión de lágrimas y risas conjuradas desde el Sur subidos a una ilusión super sport.

Marcelo Chorus es un artista que trabaja en los límites de la figuración estética. Moviéndose al otro lado de los referentes representativos que ofrecen las materias cotidianas que solemos encontrarnos al despertar, con la seguridad de que al bajar de la cama estará el piso y que nuestras piernas nos podrán llevar de la habitación al baño, que al abrir la puerta el otro lado nos devolverá laciudad-lachacra-oelcampo, Chorus construye unas experiencias ambientales propuestas para experimentar la materia sensible en una articulación que deshace lo habitual y ubica nuestro planeta tierra viajando sin coordenadas por el espacio estelar. Y quizás esto sea así por su modo de usar el lenguaje… porque frases del estilo “el elefante rosado salió del vaso y tras mojar la mesa, dio un salto con el que terminó por aplastar a los amigos reunidos en la sala de estar”, es algo tan lógico y con figuraciones tan precisas del mundo referente, que convierte a la narración en una posibilidad real. Quizás acercarse a la obra de Marcelo es ir hacia el límite del mundo donde él balbucea un lenguaje no humano capaz de provocar la comunicación con los gatos… al modo en el que Satoru Nakata, tras las embestidas de la cruel humanidad, sólo podía lograr algún encuentro con los felinos que miran desconfiados aquello que hacemos cada mañana al levantarnos.

Living in a ghost town es la última canción publicada de The Rolling Stones. Oportunamente lanzada en el año del virus bajo la creencia de que su título dice algo de lo que nos está pasando… es un lindo tema, como muchos otros a los que nos tienen acostumbrados, pero poco dice del estado de ánimo y las circunstancias en las que estamos… pareciera que la lógica del obtener beneficios de la circunstancia que “denuncian” en alguno de sus versos les ganó la razón para la ventaja, pero se olvidaron de poner que “los estetas venden stickers y temitas on demand” junto a los curas que sermonean y los políticos que transan. La vida no era bella y nos fue arrebatada a todos por igual por algún poder omnímodo; nosotres no éramos todes belles como les jóvenes de la “bella y estetizada juventud del rock”… hace tiempo que las viejas épicas de la mitológica generación de los ´60 fueron vendidas como entradas para una sala de cine o recital auspiciado por American Express, de modo que sus figuras en versitos para posibles héroes de una noche no rascan donde pica… a veces, frente a la trágica realidad conviene guardar silencio… o hacerse el pelotude.

Abru “Palito” Suárez es una música que compone, arregla e interpreta temas de rap-rock-funk-jazz de mucha alegría y libertad. Si la buscas en las plataformas sociales se ve rápidamente que tiene una red bonita de amigues, conocides y familiares que pasan las horas enchufados-desenchufados haciendo música con una sonrisa en la cara. Su instrumento es la batería (si buscas Tábula Rasa – The Tekila en youtube la vas a ver y oir en este proyecto de dúo que suena muy bien) pero también sabe ponerse al frente, guitarra en mano, para cantar mirando al público a los ojos. Participa de varios proyectos y se puede ver en su facebook personal que además es baterista ocasional en formaciones para un festival de fin de semana en Bariloche, cuando el tiempo está bueno y dan ganas de bajar una pinta sorbo a sorbo… también en esa red social se aprecia que la música es de familia y que las paredes de su casa fueron levantadas por el sonido de un padre que edificó con cimientos fuertes para levantar la viga del tejado… es tan buena esa relación que él se atreve a publicar cosas en su muro y ella las comenta sin borrarlas (cuántos adultos quisieran…)… y la música pasa de uno a otro en las miradas de un amor cómplice.

El Ángel de la muerte irrumpe en la memoria que retiene las crónicas policiales rojas que tiñen con sangre las páginas de diarios y portales. En Argentina la tragedia política arraiga con más fuerza que los crímenes particulares porque somos una sociedad donde la individualización de las personas no se logra del todo gracias a la construcción social del “Pueblo”; que pugna por ganarse un lugar en la escena pública en busca de la justicia arrebatada… de este modo, subliminamos muchos de nuestros aconteceres como consecuencias de fuerzas sociales y políticas en pugna, pero jamás como la opresión cotidiana de un sistema que nos violenta con su individualización consagrada en las libertades individuales… por eso, frente a la frustración, no solemos agarrar una pistolita y algunas ametralladoras, tal como ocurre en la “tierra prometida” del norte, donde la vida cotidiana es una crispación al borde de la crisis de nervios, y salimos por ahí en matanzas desquiciadas de quienes hasta ayer fueron nuestros compañeros de banco, de oficina, de obrador y demás… Pero cada tanto, como un recuerdo que permite decir en alguna charla: “sí, claro, el asesino serial desquiciado de Robledo Puch”, el Ángel vuelve. Y cómo ocurre desde hace algunas décadas, cuando la música se convirtió en la experiencia masiva promovida por la radio, la tv y demás formas de la industria cultural, la historia reciente tiene una banda de sonido hecha de las canciones de una época y sus artistas para contarnos cómo éramos.

Fabiana Vinagre es una artista en los límites de la experimentación sensible. La materia, la poesía y la narración… los sonidos, los colores y las formas… el oficio, la artesanía y la tecnología… las ondas electromagnéticas, el espectro radioeléctrico visible-invisible-sonoro-silencioso… la convergencia digital y el cuerpo analógico… todo dispuesto para usarse y percibirse. En un tiempo saturado de todo, suturados nuestros seres por el ruido constante de una vorágine que teme a la nada y nada termina siendo, Fabiana nos recomienda el silencio como una artista que recomienda arte. Como el principio que reza: la música es el silencio entre dos notas, lo experimentable aparece cuando es posible marcar el límite de una separación que distancie del magma indiviso de este tiempo en el que la realidad a demanda nos llena de nada… o que, con aquello que da, nos deja vacíes. ¿Qué es lo que querés? ¿Qué es lo que realmente querés? ¿Qué querés? ¿Qué te gustaría ver, escuchar, sentir?… te dejamos en silencio para que adviertas el quiero que te acerque al libro, la canción, la película, los brazos, los besos, las pieles, los cuerpos… vamos al Club Silencio.

El Príncipe de Persia tiene treinta años de vida y existe en el imaginario colectivo global como la memoria de una historia que viene de las “Mil y una noches”, desde la habitación de un palacio en el que la brisa nocturna mueve las cortinas de seda. Ícono de la industria de los videojuegos, impactó en 1989 tras su lanzamiento por los movimientos del personaje protagónico, que con la fluidez de una línea fauvista dejó atrás la cuadratura de los pixeles y provocó grandes aportes en las técnicas de mocap… Jordan Mechner pasó varias horas grabando a su hermano corriendo y haciendo saltos, vestido de blanco tal como la figura central de juego, para lograr movimientos orgánicos que imitaran la vida real. Consagrados en primer lugar como industrias, hoy los videojuegos lograron su ingreso al mundo del arte, y por fuera de detenernos en cómo definirlos, es innegable que son la experiencia sensible de millones de personas en las últimas décadas… y todo parece señalar que la tendencia de su producción y consumo seguirá creciendo gracias a la convergencia digital y el desarrollo de contenidos audiovisuales de plataforma con acceso a demanda por parte de los usuarios… porque si bien antes había que prender la computadora y escribir el comando en el DOS para jugarlos (con la sensación de ser un hacker de fin de semana), hoy alcanza con deslizar el dedito por la pantalla para que se abra un mundo de aventuras virtuales… algo que hacen hasta niñes de año y medio (hechos pelota desde pequeños… cuidemos a los pininos).

Fabiana Vinagre es una artista que atraviesa la vida con detenimiento, dedicación, sin prisa, sin pausa, con la entrega ritual que permite adentrarse en los procesos significativos con la diversidad material y las posibilidades sensibles que se arriesgan a soltar los sentidos más allá de la apariencia dominante que provocan hoy en nosotros las imágenes. Fabiana transduce su ser y mezcla lo obtenido, construido y tomado en distintos momentos de su hacer… al servicio de ello está la comunicación visual, la antropología y la creación escénica, para provocar los cruces materiales que construyen experiencias estéticas donde la hibridez fecunda desarma las tendencias dominantes del sentir y los cuerpos emergen en una extensión mayor de escondites revelados. Quien experimenta de ese modo ¿teme a los peligros de una travesía que desconoce la existencia de puertos seguros?… probablemente, pero al arriesgarse vive y vive con una sensibilidad despierta que arraiga y desamarra entregada al fluir de las energías que pasan de una forma a otra, de un estado a otro, de un equilibrio a otro… quizás por ello esta joven paulista vive en Mallorca con la identidad lingüística brasilera de su hablar y la gramática perfecto de una nueva lengua adoptada… una vida artística que puede hacerse al vaivén del movimiento sin marearse y tomando algo de sus posibilidades.

Chad y Jared Moldenhauer​ son dos hermanos canadienses que saltaron al gran mundo de los videojuegos multiplataforma en 2017 con el lanzamiento de Cuphead. Las innovaciones tecnológicas para producir estetismos fueron muchas veces concebidas como la degradación cultural por parte de los defensores sacrosantos de las artes consagradas, pero cuando del otro lado hay dos personas que hipotecan sus casas para dedicarse mañana, tarde y noche durante más de siete años para producir el videojuego soñado, es indiscutible creer que nos dieron la creación de una obra nacida de sus manos al modo en que el director arranca los sonidos de una cuerda de violines Stradivarius. Cuphead es un videojuego de plataformas de scroll lateral en 2D de género “run and gun” del tipo “shot ’em up”… corre como su hubieras visto la luz mala y agarrá lo que puedas en el camino para llegar a darte de bomba con el boss cuando llegués al final del camino infernal. Como tributo a una época de creaciones delirantes y surrealistas, el juego obtuvo en una animación nipona del ´30 los personajes y grafismos que inspiraron la forma para la epopeya de los héroes en carrera; y fue Kristofer Maddigan, percusionista de orquestas consagradas en el país al norte del norte, en el encargado de componer una una banda de sonido de tres horas traídas de los años locos del ´20 y ´30, cuando el jazz se convirtió en una pared de sonido para cobijar las libertades.

Para hacerte una visagra entre la mañana del primer día de fin de semana, el almuerzo y la tarde. Una entrega más en la que aproximarse a la vida y obra de Ástor Piazzolla, el músico que expandió los límites de este folclore de aquí para que el mundo entero se rinda a los pies de una belleza melódica que eleva en cada motivo.

Fotógrafa, artista visual, creadora de estonoesfotografia.com y agitadora en @mujerescreadorasdeimagenes. Dice que es necesario “Pensar no sólo en el discurso visual sino también en la palabra que acompaña ese discurso”. Siente la Pandemia como un momento de corporalidades nuevas, fragmentos del cuerpo en la pantalla, “una multiplicidad de imágenes que soy en la pantalla”. Dice, “hoy todes estamos capturando imágenes y deberíamos preguntar ¿Cuál es el deseo/necesidad detrás de ese gesto?”. Propone “darle a la imagen el valor de una herramienta para el pensamiento propio”. Sus talleres se han transformado en espacios sólo para mujeres y comenta que “Pensar la imagen entre mujeres es pensar la vida cotidiana de las mujeres”. Su deseo en el Futuro Fotográfico es que “mucha de la fotografía desaparezca”.

Armen Grigorian es de la región del Cáucaso, territorio en los que los pueblos del lugar hunden sus raíces profundas en el tiempo, hasta antes del diluvio universal, y sus culturas son el fruto de la historia que ocurre en miles de años. Les armenios conocen las furias de los imperios que se apropian con el ejercicio del terror. Esa bisagra de Europa y Asia sufrió los vaivenes de los poderes en ciernes y en declinación, y su pueblo resistió una y otra vez los cambios violentos de un mundo en perpetuo conflicto. Paradójicamente, son un pueblo de paz… que sólo quiere su autodeterminación, más allá de los caprichos de los vecinos que no dudaron en arrebatarles el respiro y produjeron el genocidio de una suma de personas que se cuenta como una deuda e incógnita histórica. Los intelectuales armenios fueron los primeros en caer en la tragedia porque seguro conocían las palabras de Mikael Nalbandian: “Cuando Dios, que es por siempre libre / sopló vida en mi cuerpo terrenal / desde ese primer día, por Su libre albedrío / me convertí en un alma viviente / un bebé sobre el pecho de mi madre / antes de que me fuera dado el poder de la palabra / incluso entonces estiré mis débiles brazos / hacia adelante para abrazarte, Libertad.”

Federico Naguil es un oriental de América del Sur, tierra de las posiciones firmes y las desobediencias correctas a los dictados porteños de los sueños chicos para pensar la revolución, la independencia y la libertad. El pueblo de los Charrúas, de los llanos y los litorales, supo desde aquel origen que las fronteras no tenían que separar a los hermanos y fueron valerosos, milongueros, para plantear que Entre Ríos y Santa Fe contenía familias a uno y otro lado de la Cuenca del Plata. La milonga, desprendida de la guitarra orillera, junta el horizonte con el último foquito de la ciudad y expresa la pertenencia a la tierra de unas almas que ven nacer el día al calor del mate. Sobre los pueblos que cobija aquel país, quizás esta secuencia de algunas pistas: tal como dice Alfredo Zitarrosa “la milonga es hija del candombe, así como el tango es hija de la milonga”, y hay al parecer una nota que da la clave de las personas de allí.

Pablo “El Tano” Borgia es un zapalino en el que los vientos del sur hacen resonar las cuerdas de un fuelle que interpreta el sentir rioplatense extendido por la tierra. El tango, controversia de un ser hecho de múltiples partes, y justo por ello profundo-pesado-ligero es quizás, como lo expresó Borges “un símbolo de felicidad… de suponer que esto sea eterno, creo que hay algo en el alma argentina, algo salvado por esos humildes, y a veces anónimos, compositores de las orillas, algo que volverá… es decir, creo, en suma, que estudiar el tango no es inútil, es estudiar las diversas vicisitudes del alma argentina”. En “El gordo triste” hay una imagen que repone algo de la mezcla intensa de la que estamos hechos: “¿De qué Shakespeare lunfardo se ha escapado este hombre / que un fósforo ha visto la tormenta crecida / que camina derecho por atriles torcidos / que organiza glorietas para perros sin luna?” y finalmente un reclame para sus herederos: “No habrá nunca un porteño tan baqueano del alba / con sus árboles tristes que se caen de parado / ¿Quién repite esta raza, esta raza de uno / pero, quién la repite con trabajos y todo?

Juan Rolón es un artista al que muchas veces es posible ver sin oir, pero cuando surge la posibilidad de escucharlo, el timbre de su voz y las entonaciones de su hablar traen la memoria de una tierra en la que una vez hubo el Reino del Jauja. La selva paraguaya debe provocar personas así… personas de paz sin necesidad de pelear por el vivir cada día… el problema es que muchas veces a esa selva llega la civilización y cabe la pregunta por quiénes son los salvajes. La región del Paraguay supo dar tempranamente muestras de valía, determinación y desarrollo, y ello puso algo locos a los señores de galera y monóculo al otro lado del mar, que en su perfecto inglés no dudaron en encender la llama de un fuego devastador… y los siempre primos pobres de los estancieros no dudaron en alistarse como obedientes alumnos de los dictados del norte. Juan Rolón cuenta “El canto de mi selva” como su selva personal y transmite la ganas de identificarse con el verde intenso y el calor húmedo. Ni siquiera la violencia de Stroessner pudo imponer el silencio a Herminio Giménez, cultor de la belleza, heredero de la música, creador de la posibilidad remota, fundador de sueños reales en tierras vírgenes.

Fernanda Zinelli resguarda una postal en movimiento y con sonido de los domingos de su infancia. Su madre nacida en Italia hacía sonar “Il ballo del mattone” mientras amasaba la pasta para la familia. Hay un definición insostenible por cuestión sociopolíticas y la necesidad del reconocimiento de los otres en la justa medida que permita vivir a todes, pero que se puede expresar para decir un poco de verdad sobre las personas de esta tierra; se dice que les argentines somos italianes, que hablamos español, nos creemos caballeros y ladys ingleses y anhelamos vivir en Francia… y algo de esto hay, porque en diez millones de personas de nuestro país hay raíces italianas, vivimos en un territorio que se independizó del imperio español, que instituyó con espada y sangre su lengua, que nos creímos siempre el verso de los “bien educados” que toman el té a las cinco de la tarde y nos olvidamos que son hijos, nietos y bisnietos de marinos imperiales y piratas criminales, y nos cegamos con las luces de la metrópoli en la que nuestros hacendados y sus herederos despilfarraron la guita de las vaquitas en el Moulin Rouge embriagados por los aromas del perfume francés. En cualquier caso, es verdad que les italianes vinieron a esta tierra, y lo hicieron como personas de trabajo para darnos la pasta, el lunfardo y el tono provocativo que inspira el romance.

Nelson Vargas es un cubano de ley que conoce las mieles de la tierra del sol. Según dicen de manera acertada las equivocadas crónicas de las indias, que al pisar aquel suelo Cristobal Colón se rindió de rodillas ante la belleza y aseguró, con el mundo como testigo, “Esta es la tierra más hermosa que ojos humanos hayan visto jamás”… y quizás la frase fue el conjuro para convertirla en el tesoro disputado de los apropiadores seriales. Que distinto sería todo si la autodeterminación de los pueblos no se encontrara bloqueada por los caprichos extranjeros que apuntan sus veleros al caribe para hacerse una vida de vacaciones… porque cuando a un pueblo de paz se lo deja tranquilo hace su camino sin joder a nadie, mostrando todo lo que se puede: la Organización de las Naciones Unidas sostenía a inicios del nuevo siglo que Cuba era el único país del mundo que cumplía los dos criterios que, para la organización global “Fondo Mundial para la Naturaleza”, implican el desarrollo sostenible: alto grado de desarrollo humano y huella ecológica sostenible. Hay sociedades que pueden provocar a las Personas Nuevas, pero en diversidad, hay que dejarlas ser en sus propios términos; y seguramente ellas nos demostrarán en su auxilio como sobrellevar humanamente las crisis y darnos nuevas formas. Y como reza la canción “aunque digan lo que digan / (cubano pa lante!) / cubano siempre seré / de san antonio a maisí / siempre te defenderé / aunque la calle esté que arde / cubano sigue pa lante / que nunca fuimos cobardes”… para sabernos felices y bailando en nuestras valentías.

Sergio Marilaf es un artista visual de origen Mapuche de Choele Choel, que propone escuches “Lo Que No Voy A Decir” de SubVerso + Portavoz. Hay un silencio que expresa el vacío del horror…pero no existe el vacío… por lo que el trauma del encuentro llenó de horror esta tierra en la que desde hace cinco siglos, rojo y amarillo se mezclan en la injusta apropiación del saqueo sistemático que las coronas, sus marinos, corsarios y piratas perpetraron con la buena conciencia de una moral cruzada. La invención de América no fue el imaginativo gesto creativo de un niñe que descubre el mundo cada día, sino la forma perversa de un proyecto político viciado por el dorado de un metal que envenena el alma de las personas. Chile y Argentina cuando se aprestaron a darse forma no esquivaron la tradición que impone el derramamiento de la sangre de quienes se considera son un “peligroso otro”, y practicaron sus “Procesos de Organización Nacional” a punta de bayeta, plomo y pólvora para establecer los límites de un poder que, al quedarse con la tierra, remató en los Patio Bullrich las agenciadas leguas de campo patagónico. Hoy, como vigías de una prisión que no permite ningún motín, algunos gobiernos aplican las normas de un derecho que vuelve ciudadanos legítimos a unos y terroristas a otres… pero como dice la sabia voz de una mujer dulce: “…es la lucha de todo hombre, de toda mujer, de todo niño, que tenga un espíritu libre y amante con los seres vivos de la naturaleza”.

Álvaro Coria es un escultor mejicano radicado en el Alto Valle, cultor de una tradición artística que se remonta en los siglos del continente y resguarda lo que él expresa sobre su país de origen: “México tiene un trasfondo de magia en todos sus aspectos, no?”. Nacido en la ciudad fundada por los mexicas bajo el nombre de Cuauhmixtitlan y renombrada México-Tenochtitlan en homenaje a Ténoch, recibió como un rayo la epifanía del arte de la mano de su padre a los cinco años… y fueron los prehispánicos, antes de la espada de Hernán Cortés, los olmecas y los toltecas, quienes con su vinculación a la piedra y el calendario maya lo atraparon hacia la escultura. Álvaro reconoce a “Cielito lindo” como símbolo musical arraigado en el pecho, y esa definición no hace más que reponer el embrollo histórico que sujeta a nuestros seres en esta tierra. La polémica sostiene que la composición de Quirino Mendoza y Cortés, como tributo a Catalina Martínez, se hizo con “préstamos” de versos populares andaluces; y es una vez más la coma (“,”) a la que se pide venga a poner algo de orden en la mescolanza de la historia porque no vendría a ser lo mismo “De la Sierra Morena, cielito lindo, viene bajando” que “De la sierra, morena, cielito lindo, viene bajando…”. Álvaro nos trae lo que somos: una diversidad heteróclita que cambia según las puntuaciones de la historia, sin gramática, gracias al cielo, que nos venga a poner orden.

Alan Tetchiev es de la República de Osetia del Norte-Alania, un pequeño país con miles de años de historia situado sobre la ladera norte de la Cordillera del Cáucaso. Este territorio bisagra de los mundos occidentales y orientales conoce las fortunas de la ruta de la seda y las desgracias de los imperios crueles. Al parecer siempre hay algunos “otros” que pretenden apropiarse de un “nosotros” y conducir los destinos “ajenos”; pero cuando el pulso de una sangre con memoria de su tierra late imparable, los pueblos siempre vuelven a levantarse para hablar su propia lengua. Los alanos perviven en los osetios para entrar de pie en el nuevo siglo pese a los sinsabores de la historia reciente. ¿Qué personas se forjan en el seno de esas fuerzas vitales desatadas por imponerse?… personas fuertes y profundas… Alan es la ternura de un amor que sabe y puede provocar la belleza con la dulzura de la música… la voz de Alan es la conjura, a través del sonido, a una paz duradera para provocar lo mejor que nos podríamos dar como vida compartida.

Viviana Portnoy y Adrián Álvarez produjeron “In Situ”, retratos y reflexiones de artistas durante la pandemia del Covid-19. La experiencia del distanciamiento social preventivo y obligatorio puso a todes tras sus rejas y los cuerpos internados en la propia casa provocan un alma que se pregunta por y reclama humanidad… nunca tan prójimos como cuando no se está próximo; las ausencias de nosotres en los otres y de elles en mí, revelan que lo velado y lo vedado se impone como un extenso y profundo abismo al otro lado de la puerta. Las fotografías de “In Situ” atraen con la fuerza de los ojos que miran la lente y muestran las almas (¿calmas?) en el tiempo del adentro dictado. Nuestra humanidad de hoy nos reclama no vernos para cuidarnos y los cuerpos con sus voces surgen como los testimonios de una época en la que es preciso repetir: aquí estamos, estos somos, y esto es lo que nos ocurre.

Desde ciudad de México, charlamos con Isabel Toledo @isabelodelot Actriz, lectora voraz, feminista. Gestora cultural y curiosa imparable. Desde 2015 dice que NO HAY FUTURO POSIBLE con su propuesta de Teatro telefónico que hoy tiene en cartela virtual. Dirige la compañía @pentimentoteatro donde investiga entre el teatro y la performance junto con @itzelnataparicio En tiempos de pandemia, piensa en “Todas las historias de confinamiento que necesitan ser contadas”. Su última producción “No hay futuro posible” podes encontrarla en bit.ly/nohayfuturoposible. Seguila en sus redes @Isabelodelot

Yamila D´Herlein vive el tango y se desliza por la pista desde hace veinte años. Es una referente en la norpatagonia que se consagró a nivel nacional en 2019 cuando, junto a su compañero de baile, ganaron el Campeonato Argentino de Tango Social en la categoría de Tango de Salón. Sus años en el mundo de los cortes y las quebradas la llevaron por diferentes lugares porque tiene un arrojo vital de entrega completa por lo que elige. Hace mucho tiempo que Dirige la milonga el Esquinazo, organiza clases maestras con grandes bailarines y dicta el taller municipal de la ciudad. También desde hace un tiempo anima la pista desde las bandejas del Dj y pasa la música que mueve la danza. Empezó por arrojo, mando fruta al inicio, aprendió, afinó la intuición y se constituyó en la elegida por muchos a la hora de tener que seleccionar al responsable del programa nocturno. Primero Fiske, luego en el Valle, llegó hasta Cuyo, pasó por Buenos Aires y finalmente de gira en Nueva York, musicalizó la Astoria Tango Club en el centro de Nueva York. Esa música del Río de la Plata vive en la sangre de quienes sienten Buenos Aires, sus callecitas y puertos en cualquier lugar del mundo.

John Lennon y Yōko Ono dispararon sus cañones llenos de flores durante dos semanas en una encamada pública que atrajo las lentes de las cámaras durante la performance de su luna de miel. Dos consignas sintetizaban una concepción de la geopolítica que pretendía reestablecer mediante otra lógica las relaciones globales: “La Guerra ha terminado” y “Todo lo que decimos es: dale una oportunidad a la paz”. La tragedia del siglo XX es haber parido la forma imperial gestada durante siglos por las potencias civilizadas de la iluminada y pulcra Europa moderna… cuando los libres, fraternos e iguales franceses tuvieron que abandonar, por haber perdido gracias a la resistencia inclaudicable a la que no se le agota el tiempo cuando se reproduce generación tras generación, luego de diez años de conflicto desatado en su colonia Indochina, la naciente potencia de la muerte planificada bajo los perfectos “estándares oil y ford the power of nation”, tomó la posta para echar napalm en las heridas. Los artistas no definen la geopolítica, pero a veces, cuando son muy conocidos, dejan un testimonio que ayuda.

Gastón Mariani es heredero de la inclinación a la palabra, búsqueda de sentido y necesidad de dat testimonio que se remonta hasta la vida de un tío abuelo que arraigó en la tierra como peón y obrero de vialidad. “Poemas sin lillos”, editado por Kuruf, es el primer libro que permite circular a los escritos que se acumulan desde los quince años, cuando aún los grafemas en el papel eran sólo unos garabatos que no gustaban pero permitían la conexión del plexo con el mundo exterior. Hay una paradoja en nosotros como especie… podemos comunicarnos pero siempre con error… podemos estar juntos pero distanciados… pareciera ser que todo lo que podemos decirnos entre nosotros cae en saco roto, pero eso no quita el intento constante de hacer saber lo que pasa en nuestra habitación un día cualquiera a las 12 am.

Lautaro Acuña nos cuenta sobre RITO, tema que compuso y desarrolló junto a ALE y Diamond en el tiempo de la pandemia. Los “pibes que están en la lucha” alzan el puño por el Hip Hop porque la música los alza a ellos y los lleva con las rimas lanzadas al viento hacia la redención de las experiencias duras. Les pibes de la cultura urbana construyen su mundo con palabras duras que ablandan la realidad para hacerla soportable y darle las formas en las que ser les artesanos de sí mismos. ¿Adónde nos llevarán les chiques de la nueva generación con sus arrojos por decir los dolores y las injusticias de todo aquello que amordaza? Si el hip hop no se vuelve sólo el negocio de los hombres viejos y gordos quizás pueda ser el puente hacia el nuevo mundo… un lugar gobernado por leyes diferentes que conviertan a los trágicos perdedores del presente en las personas del buen vivir… por eso, que los escalones se llenen de pibes, que las rimas fluyan terminando las mentiras y que las voces liberen las almas de los candados diarios que encierran las ganas.

Bandas Sonoras: “¿De quién es el portaligas?”

¿De quién es el portaligas? es el segundo largometraje realizado por el músico argentino Fito Paez, quien concibió la idea en un viaje de 8 horas desde Nueva York a California, al escribir una escena que durante muchos años usaba como relato para provocar la risa en las reuniones. Como un artista consciente de lo necesario que es provocar a la industria cultural para que cobije el trabajo de músicos, actores, maquilladores, y todos los demás que participan de los productos audiovisuales, decidió rodar la película en Rosario, su ciudad natal, y convocar decenas de artistas. Dejó en la imaginación creativa de Gonzalo Aloras la composición de la banda de sonido y este referente del pop rosarino cumplió con creces la tarea de crear una atmósfera que reconstruyera el humor de la primavera democrática en una gran ciudad, cuando las sombras de la noche se habían retirado de la calle y la música, las deshoras y los consumos ilegales empezaron a ganar terreno.

cloud_download

Cápsula de Tango. Capítulo 5. Piazzolla. Parte 1.

Piazzolla nace en el tango por el arraigo que esta música tenía en el corazón de Nonino. Hay en él un doble desarraigo que se sostiene y se cura por la voz del Zorzal sonando en un departamento de Nueva York cada noche. En aquella ciudad se produce el encuentro que le anuncia a un joven adolescente que el tango lo espera y resguarda un lugar para él en su historia. Gardel toma de la mano a un pequeño Ástor y lo conduce hacia el ojo de la cámara para que la historia registre que su genio está marcado por el signo de Buenos Aires. Ciudad a la que volver cada vez para hacer la vida y elevar la expresión local hacia la cultura universal.

cloud_download

Mariano Fiero recomienda “Mas quel mundo”

Mariano Fiero es un músico de Buenos Aires que se pasa las horas entre los instrumentos y la carpintería, porque las maderas nos ponen a tierra y claman con su aroma. En este podcast recomienda “Mas quel mundo”, un cortometraje escrito y dirigido por Lautaro Nuñez de Arco en 2004. Lo podés ver en cine.ar y al riesgo del spoiler te contamos que: pocas veces el querer y la lealtad se pudieron mostrar tan bien como en estos doce minutos realizados para condensar las pasiones que en una escalada de intensidades desenlaza en una libertad hacia el sol que, quizás esta vez, no se quería por el buen tiempo que supimos compartir.

cloud_download

“Ducha de lágrimas” x Matías de la Guerra

Matías de la Guerra es un joven artista salteño radicado en Buenos Aires que vive en la Residencia para artistas Zona Imaginaria y realiza el Programa de Artistas 2019/2020 en Di Tella. En el año del virus presentó Ducha de lágrimas sobre la que dijo: “mi obra es autobiográfica y habla de obsesiones que fueron apareciendo durante mi infancia a causa de situaciones familiares. Movimiento, cabellos, el color amarillo, íconos, pop, son características con las cuales me identifico.” Sobre la obra la curadora Nancy Rojas escribió: “La muralla táctil ya existe, y por lo tanto es hora de hacer valer otro tipo de contacto. Llamémosle a esta alternativa “toque de seda”. Entonces, que los pelajes olientes sean de seda, que las lenguas, los cuerpos orgánicos y las pieles sean de seda. Que las geometrías tranquilizadoras sean de seda también. Porque en la seda puede hallarse el origen surreal del mundo. Si de seda fuéramos nos aunaríamos definitivamente con las especies silvestres para conspirar contra las grandes máquinas de exterminio de humanes y animales deviniendo entre retazos de tela.”

cloud_download

Set x DJ Dallas

Olivia conocida como dj dallas nacida en la ciudad de Neuquén, Patagonia Argentina, su curiosidad por la música comenzó a mezclar sus primeros temas en fiestas locales, a fines de los 90 abrió su corazón al minimal techno, escuchando sus primeros discos del estilo de Ritchie Hawtin Aka plastikman, mauritzio etc.armando su variedad musical con los sonidos de Detroit como Juan Atkins, inspirada también en Kraftwerk y Carl Craig. Compartió cabinas con muchos dj locales y nacionales. Hoy en la actualidad ha ampliado su sonido partiendo desde el hip hop, house, minimal y tech house. set que suena en la pista y mueve hasta las estatuas! Ahí se ven.

cloud_download