Gratitud y alegría, las constantes en El Maruchito

A 100 años del nacimiento del mito, lo que sucedió este fin de semana en Aguada Guzmán, donde confluyeron una multiplicidad de familias, artistas, y referentes de todos los puntos de la provincia, tomó dimensiones inusitadas.

La celebración, que año a año se hace en la zona, fue acompañada, esta vez, por un festival artístico que puso en valor la cultura popular.

La constante, que se repitió desde la mañana hasta el cierre del festival, fue una energía positiva, de agradecimiento, devoción y gratitud, que se observaron en la extensísima cola para ingresar a la ermita como también en la participación del festival que sucedió después del almuerzo.

“Que la universidad de arte de la provincia esté participando de esta celebración nos conmueve profundamente. Tenemos que priorizar el desarrollo de la inteligencia emocional y el acceso a instrumentos para los jóvenes”, señaló el rector Gerardo Blanes. Asimismo, remarcó la importancia de revalorizar esta zona de la provincia, acompañarla en su desarrollo productivo de la estepa.

La iniciativa partió del IUPA pero recibió apoyo de diversas entidades, empezando por el Gobierno de la provincia.

Motivados por la pasión y lo que el espíritu Maruchito despertó, los docentes de las Escuelas de Arte Popular de cada localidad ensayaron y prepararon piezas para la ocasión.

“El Maruchito es también una representación de otros niños. La universidad debe trabajar para que cada niño o niña pueda tener acceso a la educación, y pueda acercarse al arte, pueda tener un instrumento, pueda desarrollarse”, aseveró Blanes.

Desde el IUPA agradecemos profundamente a todos los que participaron y se sumaron, colaboraron, para que este festival de arte y cultura popular fuese un éxito. Humildemente, fue nuestro aparte a la celebración Así, enumeró la participación de las comisiones de fomento y municipios de todo RN; las comisiones de fomento y los habitantes de Cerro Policía, Aguada Guzmán, El Cuy, Naupa Huen y Mencué; bomberos, policía y servicios de salud, como el Hospital del Cuy; artistas de toda la provincia; al periodistas y medios que le dieron difusión al evento; al público, a los vecinos y al personal del IUPA, que trabajó intensamente en la organización.