Estudiantes empiezan su BECA EVC CIN

En pocos días más, Matías López -estudiante de Artes Audiovisuales- y Belén Welpmann -estudiante de Danza Clásica- serán formalmente becarios del EVC CIN. Por un año, la organización los impulsará a investigar sobre temas vinculados a sus carreras, y les pagará por este desempeño.

Matías y Belén se acercaron al IUPA para formalizar esta toma de posesión y detallar sus desafíos y vivencias como jóvenes investigadores en formación. Participaron del encuentro Secretaria de Investigación y Posgrado, María Inés Arrizabalaga, y el vicerrector, Pablo Ais.

En ambos casos, la primera dificultad con la que se hallaron fue encontrar referentes para sus proyectos, que deben ser, según los requisitos, docentes categorizados.

“Estaba a punto de desarrollar mi trabajo final de carrera y tenía en mente un proyecto de investigación transmedial. Empecé a indagar para establecer un paralelismo entre el diseño curricular y un proyecto transmedia”, explica Matías.

En su caso, con el apoyo de su director, Ricardo Haye, y su codirector, Federico Laffitte, pudieron avanzar. “Fue un proceso de tres meses de reunirnos virtualmente”, añade.

“Me cuesta horas escribir un texto bien, pero nunca dudé de la beca”, asegura, respecto de los escollos en la tarea investigativa.

Belén, en tanto, inició su camino desde la convocatoria de María Laura Balmaceda, docente investigadora de IUPA. “En mi caso, quería abordar un estudio vinculado a la danza, pero que tuviera vínculo con lo regional y que retratara lo efímero”, explica. Belén, quien actualmente estudia Filosofía y participa de la compañía de danza Claroscuro, decidió explorar la investigación en búsqueda de conocimientos y experiencias que no había hallado dentro de su formación como profesora de Danza Clásica.

Así, de la mano de lo contemporáneo, su proyecto ahonda en “comparar las representaciones del cuerpo en la danza contemporánea”, detalla. En su caso, una de las dificultades con las que se encontró fue la ausencia de bibliografía específica local, si bien su codirectora le sugirió bibliografía latinoamericana.

“Siempre pensé estudiar otra carrera adicional al profesorado en IUPA, porque sentía que me faltaba algo y puse el ojo en la investigación académica. A modo de consejo para otros estudiantes, opina: “Preocuparse por el promedio académico, por aprobar con buenas notas, hacer una buena carrera tiene sentido, porque eso pesa en las becas para investigar”, refiere la estudiante.

Matías reafirma la propuesta y suma: “Vos estás construyendo conocimiento, en tu región y en tu área. Es explorar y abrir puertas”.

Ambos tendrán ahora que cumplimentar 12 horas semanales destinadas a profundizar sus propuestas.

Relacionados