9 de Julio: “La vida es nada si la libertad se pierde”

El 9 de julio de 1816 treinta y tres diputados en congreso general expresaron con su firma y voluntad: “…investirse del alto carácter de una nación libre e independiente del rey Fernando séptimo, sus sucesores y metrópoli” y días más tarde agregaron: “…y toda otra dominación extranjera”. A la luz de lo que hoy sabemos, la independencia es imposible en la medida que cada nación y Estado se constituyen en relación; pero lo que hay en su lugar es la soberanía con la que cada pueblo puede definir cómo se organiza a sí mismo y cómo se vincula con los otros. La libertad humana, la independencia económica y la soberanía política fallan si alguna de ellas no se cumple. En nuestro país ocurre desde aquellos años y siempre esos principios se encuentran amenazados.

cloud_download

Relacionados